08 de octubre del 2012

Por segundo año consecutivo, el Ayuntamiento ha promovido el reciclaje de vidrio en la feria de San Mateo, con la colaboración de Ecovidrio y Resur, mediante el programa de reciclaje de vidrio Horeca, que pretende informar e incorporar la recogida selectiva de vidrio a los servicios de hostelería, restauración y catering.  
Continúa siendo esta una acción pionera en la provincia de Jaén, destinada a fomentar la recogida selectiva de vidrio en las casetas del recinto ferial. La campaña ha sido un éxito tanto por la participación e implicación de los caseteros, como por la recogida selectiva, superando los 3500 kilogramos de vidrio que posteriormente pasan a la cadena de reciclaje (500 kg más que el pasado año).

Esta acción ha sido promovida por el área de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Alcalá la Real. Para el concejal del área, Rafael Romero, “los hostelero demuestran, año tras año, mayor concienciación con el reciclaje, de ahí que este año se haya superado ampliamente la cifra de la edición de San Mateo 2011”. “Desde el Ayuntamiento vamos a seguir potenciando el reciclaje, a través de campañas ciudadanas, para que nuestro municipio sea cada vez más sostenible, ayudando a nuestro medio ambiente”.

Para esta acción se han repartido un total de 27 contenedores específicos para las 23 casetas del recinto ferial, así como la ubicación de 8 contenedores complementarios de gran capacidad para el vaciado del vidrio.

COMPARATIVAS DE AHORRO
El reciclado de vidrio entraña beneficios sociales, ambientales y económicos, ya que genera un significativo ahorro energético. Por cada 3.000 botellas que se depositan en el iglú se ahorran 130 kg de fuel, debido a que el vidrio que se recicla funde a una temperatura más baja. La energía requerida para fundir la fórmula del vidrio, puede disminuir hasta la mitad, dependiendo de la cantidad de vidrio que se introduzca al horno. De hecho, el vidrio reciclado ahorra de un 25% a un 32% de la energía utilizada para producir vidrio nuevo.

Si hiciéramos una extrapolación de datos para trasladar el ahorro energético a una situación doméstica podríamos afirmar que tan sólo con la energía que ahorra el reciclaje de una botella sería posible mantener encendida una bombilla de 100 vatios durante 4 horas.